Posibles efectos secundarios de la epidural en el parto

One to one Parto Natural Dra Suárez

Rosa Lorenzo
posibles efectos secundarios de la epidural durante el parto

Escrito por Rosa Lorenzo

mayo 18, 2021

Posibles efectos secundarios de la epidural en el parto

Una de las decisiones más importantes y qué más dudas le suscitan a toda mujer embarazada es si recurrir o no a la anestesia epidural. Es fundamental que elijas libremente y que recopiles toda la información que puedas para tomar una decisión informada. Conoce los posibles efectos secundarios de la epidural durante el parto y valora también sus beneficios y otras alternativas para el alivio del dolor.

Qué es, en qué consiste y para qué se utiliza la anestesia epidural

La anestesia epidural es una técnica empleada para bloquear el dolor en algunas intervenciones específicas en la parte inferior del cuerpo. Consiste en la introducción de un anestésico local en el canal raquídeo o columna vertebral. Esta inyección permite dormir totalmente desde el abdomen hacia abajo mientras que el/la paciente se encuentra consciente. Así se interrumpe la transmisión de la sensación de dolor.

La técnica consiste en la práctica de una punción en la espalda a nivel lumbar, donde se infiltra un anestésico local con una aguja muy fina. Después, cuando la piel está anestesiada, se introduce una aguja de calibre mayor en la que se coloca un catéter en el canal raquídeo. El anestésico local se administra a través de este catéter, produciendo analgesia o anestesia en función de la dosis administrada. Por lo tanto, este mismo catéter es el que se emplea para administrar anestesia en el caso de que se precise practicar una cesárea.

El anestésico va haciendo efecto de forma gradual en la medida en que el medicamento entra en los nervios. El efecto de disminución de dolor comienza a notarse pasados entre 10 y 20 minutos.

La anestesia epidural es comúnmente conocida por su aplicación en el parto, aunque también se administra en muchas otras intervenciones que requieren anestesia, como fracturas de cadera, cirugías relacionadas con la pelvis, abdominales, varices o próstata.

matronas en Madrid

Posibles efectos secundarios de la epidural durante el parto

Como ya te avanzamos en el artículo Parto natural sin epidural, la anestesia epidural es un método invasivo que se utiliza para aliviar el dolor de las contracciones. Por tanto, como cualquier otra intervención médica, la aplicación de la epidural durante el parto puede tener sus riesgos y provocar efectos secundarios.

Los efectos secundarios de la epidural pueden derivar tanto de la técnica en sí como de su interferencia en el parto, pueden afectar tanto a la madre como al bebé e influir posteriormente en el postparto y la lactancia

No obstante, antes de abordar los posibles efectos secundarios de la epidural es importante resaltar que si es necesario realizar un parto instrumentalizado por criterio médico, la anestesia epidural es la mejor opción.

Complicaciones derivadas de la aplicación de la técnica

No son habituales pero son posibles al tratarse de una técnica que implica la médula.

  • Pinchar accidentalmente la duramadre (membrana que recubre y protege la médula espinal y las raíces nerviosas). 
  • Al pincharse la duramadre puede salir líquido cefalorraquídeo que circula en su interior, lo que provoca dolor de cabeza intenso que puede hacerse crónico y durar incluso hasta dos meses después del parto. En estos casos lo recomendable es permanecer tumbada el mayor tiempo posible y beber mucho líquido.
  • Algo poco habitual pero que puede provocar la pérdida de la conciencia es inyectar accidentalmente anestesia en el flujo sanguíneo.
  • La formación de un un hematoma epidural, lo que comprime los nervios de la zona y puede provocar problemas al caminar.

Efectos secundarios de la epidural para la madre y el bebé durante el parto y el postparto

  • Alarga la duración del parto, lo que obliga a un mayor observación de la frecuencia cardíaca del bebé.
  • Puede producirse una disminución de las contracciones, lo que aumenta el riesgo de parto instrumentalizado, algo que es frecuente.
  • La disminución de la movilidad materna puede provocar una mala posición del bebé a través del canal del parto, aumentando de nuevo el riesgo de parto instrumental con el uso de fórceps o ventosa.
  • Al aumentar las posibilidades de utilizar fórceps puede aumentar el riesgo de sufrir un desgarro perineal.
  • La mujer puede perder la capacidad de pujo y esto dificulta la salida del bebé.
  • Aumenta el número de cesáreas porque la anestesia epidural detiene el proceso natural del parto.
  • Tras administrar la anestesia epidural, la madre puede sufrir una bajada de tensión (hipotensión) transitoria que puede provocar una caída en la frecuencia cardíaca del bebé
  • Produce náuseas aproximadamente hasta en un 30% de las mujeres, y vómitos entre un 3% y un 7%.
  • Otros de sus efectos secundarios pueden interferir posteriormente en la lactancia, ya que la epidural dificulta el movimiento de la madre en las primeras horas del postparto y favorece el edema de las mamas, lo que puede complicar el agarre del bebé al pecho de su madre.

Otros aspectos a los que hay que prestar atención especial

  • Si tienes una desviación en la columna u obesidad la técnica es más complicada y requiere de mayor cuidado y habilidad del anestesista.
  • El médico puede contraindicar la aplicación de la epidural por riesgo de infección en el caso de que tengas un tatuaje en la espalda. Esta decisión dependerá del tamaño del tatuaje, de si se encuentra o no un lugar adecuado para la anestesia. Una opción es hacer un pequeño corte en la piel para poner la aguja. No obstante, cada vez hay más médicos que consideran que el riesgo de infección es mínimo, por tanto depende del criterio del profesional que te atienda.

Hacia un parto menos intervenido e invasivo

Por suerte, cada vez es más frecuente encontrar profesionales que optan por partos menos intervenidos donde la epidural es una alternativa más que la mujer puede elegir o rechazar, en contra de la tendencia anterior donde la epidural era una parte esencial del protocolo del parto.

Este enfoque más natural permite a las mujeres tener un mayor control sobre su experiencia de parto y reducir la exposición a intervenciones médicas innecesarias. Además, la ausencia de la epidural puede facilitar un parto más rápido y una recuperación más corta, ya que el cuerpo no está sometido a los efectos secundarios de la anestesia. Este cambio en el enfoque también fomenta una conexión más íntima y consciente entre la madre y el bebé durante el nacimiento, promoviendo el contacto piel a piel inmediato y el inicio temprano de la lactancia materna. En un entorno de parto menos intervenido, las mujeres a menudo se sienten más apoyadas en sus decisiones, lo que contribuye a una experiencia de parto más positiva y satisfactoria.

En One to One tienes total libertad para decidir si quieres o no la anestesia epidural. Porque solo tú decides como quieres que sea tu parto.

Tu parto natural en Madrid como tu elijas.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tambien te puede interesar….

Psicología en el parto natural

Psicología en el parto natural

Un parto natural se refiere al proceso de dar a luz sin intervenciones médicas o tecnológicas, como la epidural, la...

Dolor en el vientre bajo, ¿significa que estoy embarazada?

Dolor en el vientre bajo, ¿significa que estoy embarazada?

Al inicio del embarazo, incluso antes de que tengas conocimiento de éste y de que se produzca el retraso de la menstruación, es muy frecuente sentir molestias o dolor en el vientre o en la parte baja del abdomen. En principio se trata de molestias normales propias de la gestación y a menudo pasan prácticamente desapercibidas para muchas mujeres.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *