Ejercicios de Kegel durante y después del embarazo

One to one Parto Natural Dra Suárez

Rosa Lorenzo
parto natural madrid.

Escrito por Rosa Lorenzo

diciembre 3, 2020

Ejercicios de Kegel durante y después del embarazo

Seguramente conoces o has oído hablar de los ejercicios de Kegel y de los beneficios que aporta su práctica. Se trata de una serie de ejercicios elaborados por el doctor Arnold Kegel para fortalecer y controlar los músculos del suelo pélvico con el objetivo de corregir la incontinencia urinaria. Es una técnica que a día de hoy se utiliza con éxito para distintos tratamientos tanto para mujeres como para hombres. 

En este artículo nos centramos en la importancia de realizar los ejercicios de Kegel durante el embarazo y después del parto por todas las ventajas que supone, tanto en el momento de dar a luz como para acelerar el proceso de recuperación.

Beneficios de los ejercicios de Kegel durante y después del embarazo

El suelo pélvico se encarga de funciones tan importantes como la continencia, el sostén de los órganos pélvicos, la función sexual y la función reproductiva.

Existen factores como el embarazo, el parto o el sobrepeso que pueden debilitar el suelo pélvico, por eso es fundamental cuidarlo para prevenir futuras complicaciones.

Los ejercicios de Kegel, también conocidos como entrenamiento muscular del suelo pélvico o ejercicios de contracción del músculo vaginal, sirven para fortalecer el suelo pélvico durante el embarazo. Se recomienda continuar con los ejercicios también después del embarazo para conseguir una recuperación más rápida de los músculos pélvicos.

Fortalecer la musculatura pélvica con la práctica de los ejercicios de Kegel ayuda a controlar los problemas de incontinencia urinaria tan habituales en las mujeres después del embarazo y el parto.

Hacer más fuerte esta zona evita que se vea afectada por los cambios propios del embarazo, por el peso del bebé conforme va creciendo y el de la propia madre. 

Realizar estos ejercicios durante el embarazo es muy importante para la preparación física antes del parto ya que los músculos vaginales lo afrontarán mejor. 

Los ejercicios de Kegel son la mejor opción para mantener y recuperar el tono muscular del suelo pélvico y evitar molestias. También ayudan a mantener el control intestinal, evitan la aparición de hemorroides y aumentan el placer sexual.

parto natural  madrid

Cómo realizar los ejercicios de Kegel

Antes de comenzar hay que saber localizar y sentir la musculatura del suelo pélvico para conocer exactamente el punto en el que te tienes que centrar para realizar correctamente los ejercicios. A modo de ejemplo, imagina que detienes la orina antes de terminar. En ese momento sentirás un cierre y una pequeña elevación de los esfínteres. De esta forma sabrás que utilizas la musculatura correcta y el ejercicio de contracción que tienes que realizar.

Concéntrate en contraer sólo la musculatura pélvica, no aprietes los músculos de los muslos, el abdomen o los glúteos y respira con normalidad.

A continuación te describimos los pasos para realizar los ejercicios de Kegel, que como verás son muy sencillos. 

  • Es conveniente comenzar los ejercicios con la vejiga vacía.
  • Escoge un lugar en el que puedas estar tranquila y relajada mientras haces los ejercicios. Con la práctica podrás hacerlos en cualquier lugar y en cualquier situación.
  • Para comenzar, un balón de pilates sería ideal para hacer estos ejercicios por la postura que se adopta al sentarse sobre ella. Pero también puedes hacerlos sentada sobre una silla, en el suelo o tumbada boca arriba con las piernas dobladas y los pies apoyados en el suelo. 
  • Aprieta los músculos igual que si estuvieras cortando la orina, contrayendo hacia dentro durante unos 5 segundos. Notarás como se eleva ligeramente la zona del suelo pélvico.
  • Después relaja los músculos durante unos 10 segundos.
  • La acción de contraer y relajar los músculos debe repetirse de 10 a 15 veces.
  • Realiza estos ejercicios diariamente. Trata de hacer al menos 3 o 4 series con intervalos de descanso de un par de minutos entre una y otra.

Estos pasos se recomiendan al inicio para aprender a controlar los movimientos de contracción de forma precisa. Una vez tengas asimilada la técnica podrás hacer tus ejercicios de Kegel en cualquier sitio.

Como ves son unos ejercicios muy sencillos y con una práctica regular te servirán de gran ayuda para fortalecer el suelo pélvico durante y después del embarazo.

1 Comentario

  1. Yasmin

    Buenísimo el post. Un cordial saludo.

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tambien te puede interesar….

Madre a partir de los 40: mitos y realidades

Madre a partir de los 40: mitos y realidades

La fertilidad se reduce con el paso de los años tanto en la mujer como en el hombre, por lo que conseguir el embarazo y ser madre a partir de los 40 puede resultar más complicado. No obstante, si tu salud es buena y llevas los cuidados adecuados el embarazo puede llegar a término en la mayoría de los casos. Te contamos qué hay de verdad y de mito sobre el embarazo y la maternidad a partir de la cuarentena.

Embarazo a los 40 de forma natural

Embarazo a los 40 de forma natural

La decisión de la mujer de ser madre se ha ido retrasando de forma progresiva en los últimos años por distintos factores, entre los que intervienen razones personales, económicas, los cambios en el estilo de vida o la conciliación. Por eso cada vez más mujeres buscan el embarazo a partir de los 40 años de forma natural siempre que sea posible, antes de acudir a una clínica de reproducción asistida.

¿Es posible tener un parto natural después de una cesárea?

¿Es posible tener un parto natural después de una cesárea?

Tener un parto natural después de una cesárea no sólo es posible, sino también recomendable siempre que no exista ninguna contraindicación médica que lo impida. Los estudios demuestran que los riesgos asociados a la cesárea son superiores a los asociados a la rotura de útero, una posibilidad que existe cuando hay una cesárea previa pero mucho menos probable con los cuidados oportunos.

1 Comentario

  1. Yasmin

    Buenísimo el post. Un cordial saludo.

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *